Al menos tres muertos en un tiroteo en tranvía de Utrecht

Tres personas murieron y cinco resultaron heridas ayer cuando un hombre disparó en un tranvía en Utrecht, en un ataque que podría tener móvil terrorista, dijo la Policía holandesa que horas después detuvo a un sospechoso. “Nos acaban de informar que el sospechoso fue detenido”, dijo el jefe de la Policía de Utrecht Rob van Bree. La Policía había indicado previamente que estaban buscando a un hombre nacido en Turquía, Gokmen Tanis, de 37 años, del cual distribuyó una foto. Durante las horas de fuga del presunto autor, las autoridades reforzaron la seguridad en edificios clave del país y aeropuertos como el de Ámsterdam-Schiphol, y pidieron a los residentes de Utrecht, una de las mayores ciudades de los Países Bajos, que no salieran a la calle. “En este punto, podemos confirmar tres muertes”, dijo el alcalde, Jan van Zanen, en un videocomunicado difundido en Twitter, precisando que las autoridades trabajan sobre la base de que fue un atentado terrorista. El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, calificó el acto, que ocurre pocos días antes de las elecciones locales, de “profundamente alarmante”. Los servicios de inteligencia turcos investigan el ataque, dijo el presidente Recep Tayyip Erdogan. Las autoridades holandesas dijeron que probablemente el ataque tuvo un móvil terrorista, pero que no podían descartar otros motivos, como una disputa familiar. “Nuestros servicios de inteligencia están investigando todo esto”, dijo Erdogan al canal de televisión turco Ulke TV. “Unos dicen que es una disputa familiar, otros que es un atentado terrorista”, añadió. Por su parte, el padre del sospechoso dijo que quiere que su hijo sea castigado si es el autor del ataque, informó la agencia de prensa turca DHA. Según medios de comunicación turcos, la familia Gökmen Tanis es de Yozgat, en el centro de Turquía. Mehmet Tanis dijo a DHA que regresó a Turquía en 2008 después de divorciarse de su esposa, que se había quedado con su hijo Gokmen en Holanda, adonde habían emigrado juntos. Se volvió a casar y ahora vive en la provincia de Kayseri, en el centro de Turquía. “No he dialogado, no he tenido contacto con mi hijo durante 11 años, no nos hemos hablado desde 2008”, dijo Mehmet Tanis a DHA. “No era agresivo, pero han pasado 11 años desde entonces. ¿Qué ocurrió, qué vivió? No lo sé”, agregó. En Utrecht un testigo dijo a la prensa que había visto a una persona herida saliendo corriendo del tranvía, toda ensangrentada, y que acabó cayendo al suelo. “La llevé a mi coche para ayudarla. Cuando la Policía llegó, estaba inconsciente”, dijo este testigo, que requirió el anonimato.