Fuego consume Notre Dame y causa conmoción en el mundo

El incendio se habría originado en el techo donde se hacían trabajos de renovación, la estructura estaría a salvo. El mundo reaccionó con pesar y asombro. Un voraz incendio que se inició aproximadamente las 18:50 (hora local) de París, consumió gran parte de la estructura de la catedral de Notre Dame y desató conmoción y tristeza en el mundo. Hasta anoche los bomberos de París luchaban a contrarreloj contra las llamas para tratar de salvar la emblemática catedral del fuego que ya derribó la aguja en la parte superior del monumento con más de 800 años. Luego de varias horas de trabajo, aseguraron que preliminarmente se había conseguido “preservar” la estructura. “Podemos considerar que la estructura está a salvo y preservada en su globalidad”, informó el comandante de la brigada de bomberos de París, Jean-Claude Gallet. Era la noticia que toda la ciudad esperaba desde hacía horas, con el corazón en un puño. “El fuego bajó de intensidad”, declaró el secretario de Estado de Interior Laurent Nuñez, muy aliviado. Poco antes había dicho que no estaba seguro de que se pudiera “frenar la propagación en la torre norte”. Origen del fuego Se desconoce el origen del fuego, que se declaró alrededor de las 18:50 (hora local) en una zona del tejado que estaba siendo remodelada. Los bomberos indicaron que está “potencialmente ligado” a las obras. Una investigación judicial por “destrucción involuntaria” fue abierta en Francia después del incendio que arrasaba la catedral de Notre Dame, indicó la Fiscalía de París. Los investigadores privilegian la pista de un incendio accidental que comenzó en el techo de la catedral, donde se realizaban obras de renovación, indicó una fuente cercana a la investigación. Las llamas se propagaron rápidamente y una enorme nube de humo visible a kilómetros de distancia envolvió el monumento histórico más visitado de Europa en plena Semana Santa. En poco más de una hora el fuego echó abajo la aguja de 93 metros de alto, provocando un grito de horror entre la muchedumbre agolpada en los puentes del Sena y en las calles adyacentes. Con su caída desaparece una parte de la historia de la Ciudad Luz. “París está desfigurada. La ciudad nunca volverá a ser como antes”, lamentaba Philippe, un francés de unos 30 años. “Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro”, dijo a la AFP el portavoz de la catedral gótica, André Finot, temiéndose lo peor. Alrededor de 400 bomberos se movilizaron con mangueras de agua tras descartar el uso de aviones cisterna para evitar que la presión del agua provocara el colapso del monumento. La Alcaldía de París puso en marcha una operación para “salvar todas las obras de arte”. Mientras el fuego se intensificaba, “¡Ave María!”, comenzaba a cantar un pequeño grupo, entre los que hay muchos jóvenes. Poco a poco, otras personas se unieron y pronto son alrededor de medio centenar, algunas de ellas de rodillas, tratando de conjurar el horror con rezos y cantos. “Cuando nos hemos enterado de que la iglesia estaba ardiendo, hemos venido a rezar. Le cantamos el Ave María porque la iglesia está dedicada a la Virgen. Es una enorme tristeza”, explicó a EFE Jacques Cochard. A las 19:00 (hora local) sonaron las campanas de la catedral. Las mismas que tañeron el día en que París fue liberado de la ocupación nazi. Después de esa hora, no volvieron a sonar. Reacciones “Reconstruiremos Notre Dame”, prometió el presidente de Francia, Emmanuel Macron, después de visitar la emblemática catedral parisina. “Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente”, añadió el mandatario, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada. “Estas horribles imágenes de Notre Dame en llamas duelen. Notre Dame es un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea. Nuestros pensamientos están con los amigos franceses”, tuiteó por su lado Steffen Seibert, el portavoz de la canciller alemana Angela Merkel. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó el incendio de la catedral como “horrible”. El presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó su solidaridad con “el hermano pueblo francés y su gobierno”. La primera ministra británica, Theresa May, mostró su apoyo a Francia por el siniestro. “Mis pensamientos esta noche están con las personas de Francia y con los servicios de emergencias que están luchando contra el terrible incendio en la catedral de Notre Dame”, dijo May en Twitter. Para el Gobierno español “el incendio de Notre Dame es una catástrofe para Francia. Y lo es para España y para Europa. Las llamas arrasan 850 años de historia, de arquitectura, de pintura, de escultura”. Magnate donará para la renovación El magnate francés François-Henri Pinault, esposo de la actriz Salma Hayek, donará 100 millones de euros para la renovación de la catedral de París Notre Dame, que fue parcialmente arrasada por un incendio, dijo en un comunicado. “Mi padre (François Pinault) y yo hemos decidido desbloquear (...) una suma de 100 millones de euros para participar en la reconstrucción completa de Notre Dame”, indicó François-Henri Pinault, cuya familia posee un conglomerado de marcas de lujo, según reportó AFP. François Pinault, de 82 años, fue el fundador del imperio Kreing y actualmente es la tercera fortuna de Francia. La empresa se fundó en 1992 y desde 2003 la dirige François-Henri Pinault. Se convirtió en un influyente coleccionista de arte contemporáneo en el mundo.